• Lun. Feb 26th, 2024

ARTÍCULO: El debate en libros de texto

PorRedacción

Ago 25, 2023

Por José Luis Negrete Ávalos

El regreso a clases es inminente, estudiantes de preescolar, primaria, y secundaria están a días de comenzar el ciclo escolar que representa un cambio y novedad al mismo tiempo, como en este espacio se describió del tema de la Nueva Escuela Mexicana (NEM), y la implementación de los programas y disposición de nuevas reglas y formas de enseñanza, distintas, implementadas en anteriores administraciones. 

Uno de los factores básicos y probablemente esenciales en el contexto educativo que directamente se relaciona en las aulas, es la utilización de los libros de texto gratuito (LTG); herramientas didácticas que durante años han sido la referencia para los docentes, donde naturalmente se plantean los planes educativos, la consideración a reformas.

Desde su surgimiento la Comisión Nacional de libros de Texto Gratuitos (CONALITEG), en 1959 durante el gobierno de López Mateos y estando como secretario de Educación Jaime torres Bodet, fomentó el desarrollo de la educación desde esas bases al con la distribución de libros y capacitación del magisterio.

Se plantea directamente en esto una pregunta ¿Por qué la educación enfrenta tantas problemáticas fuera de sí misma?

Dentro del  escenario complejo en la diversidad del debate sobre la educación y los contenidos que deben estar presentes, o ser analizados con prudencia, si la pregunta se respondiera a partir de lo que en el pasado Jaime Torres Bodet buscaba en la creación de los libros de texto, propiamente hoy en día, se aleja el elemento de concordancia con la idea  de esos elementos  que puedan definir al estudiante y su aprendizaje de forma coherente, integral, sin protagonismos, sin antagonismos de ninguna clase, pues va de por medio la educación de la niñez y adolescencia,  del futuro de un país que necesita dejar atrás los debates sin sentido.

En ese reflejo donde el tema educativo sea visto y aplicado con lógica, y una capacidad de enseñanza con enfoque claro, que priorice el valor pedagógico, que los libros acompañen a docentes y estudiantes hacia la mejora continua, para no errar en claro oscuros, es decir, no justificar fuera de este contexto posturas exclusivas. Pues la educación no lo es.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *