• Mié. May 22nd, 2024

COLUMNA: Forex

PorRedacción

Ago 28, 2023

ReforestAcción

Por Alejandro Bernal Astorga

Dejar un Mundo mejor al que encontramos tendría que ser nuestro compromiso con las próximas generaciones y para ello es necesario preservar la biodiversidad.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que cada año se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques en el Mundo, debido a sistemas de producción y hábitos de consumo insostenibles, la tala clandestina, el cambio de uso de suelo, plagas, incendios y fenómenos meteorológicos.

La pérdida mundial de áreas forestales afecta a 1,600 millones de personas que dependen de los bosques para vivir, incluidos 70 millones de indígenas; disminuye la absorción de dióxido de carbono (que provoca el efecto invernadero) y la afectación del hábitat que alberga a más del 80% de todas las especies terrestres de animales, plantas e insectos.

Incluso, dañar a la naturaleza es un mal negocio, ya que el Banco Mundial estima que un colapso parcial de los servicios de los ecosistemas costaría más del 2% del Producto Interior Bruto mundial (2.7 billones de dólares) en 2030, situación que afectaría especialmente a los países más pobres.

Si bien, la recuperación de las zonas boscosas debe seguir una estrategia internacional, más de la mitad (54%) de los bosques del mundo se concentra en la Federación de Rusia, Brasil, Canadá, los Estados Unidos de América y China. Por lo tanto, las acciones emprendidas por estos 5 países en favor de la preservación de sus bosques, tienen un efecto positivo a nivel global.

México pierde 255 mil hectáreas de su cobertura forestal al año, afectando el patrimonio natural del país, la generación de empleo, el ingreso de los productores en el medio rural y su capacidad de producción agroalimentaria.

Asimismo, la pérdida de suelo y agua, reducen las posibilidades de adaptación y mitigación al cambio climático, poniendo en riesgo el bienestar social y económico de la población.

El 93% de la superficie forestal en nuestro país, está compuesta por bosques regenerados de forma natural y solo el 7% es plantado, de ahí que las acciones de preservación y reforestación son necesarias para revertir los efectos de la deforestación; esto es más significativo en México, donde el 95% de la pérdida de bosques, es producto de la tala ilegal.

En este contexto, las universidades juegan un rol trascendente, ya que, mediante un aprendizaje significativo, forman una cultura ambiental que hace la diferencia en sus estudiantes y trabajadores, permeando a sus familias y al resto de la sociedad.

ReforestAcción es una campaña de la Universidad de Colima que considera las causas y efectos de la deforestación, al generar conciencia ambiental en la comunidad universitaria para prevenirla y fomentar la plantación de 10 mil árboles para remediarla.

Para ello, a partir del próximo ciclo escolar, cada uno de las casi 10 mil nuevos estudiantes que ingresen a la institución, plantará y cuidará un árbol; para aumentar la efectividad de estas acciones, personal universitario seleccionará árboles de especies nativas de la región y los lugares idóneos de plantación, para incrementar los índices de sobrevivencia y el beneficio eco-sistémico para el estado de Colima.

Además, el inicio de clases en el mes de agosto, coincide con el periodo de temporal de lluvias, sumándole al proyecto un plus más de efectividad.

Sin duda, cada año tendremos 10 mil nuevas razones, para aspirar a mejorar la calidad de vida de las y los colimenses; acciones pertinentes y transformadoras, como las que emprende nuestra Máxima Casa de Estudios a través de ReforestAcción, siempre serán bien recibidas.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *