• Dom. Mar 3rd, 2024

COLUMNA: Escaparate Político

PorRedacción

Sep 19, 2023

Por Amador Contreras Torres

Primera de dos partes

83 AÑOS. La Universidad de Colima cumple 83 años al servicio de Colima en la tarea de forjar los cuadros técnicos y profesionales que requiere el desarrollo del Estado. En esta fecha tan importante para la casa de estudios, es oportuno reflexionar en el contexto histórico en que se gesta el proyecto educativo de la Universidad Popular de Colima en el sexenio cardenista. El 16 de septiembre de 1940 se fundó la Universidad Popular del Estado de Colima -básicamente con estudiantes normalistas- en una casona al sur de la ciudad, en la esquina poniente que forman las calles 20 de Noviembre y Revolución. La casa de estudios se erige, enhiesta, en el contexto histórico de la educación socialista, impulsada por el entonces presidente de la República, general Lázaro Cárdenas del Río, y con el respaldo de una propuesta educativa de pertinencia social, tal como se postula en el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Previamente, en 1936, el mismo presidente Cárdenas fundó el Instituto Politécnico Nacional, con el objetivo de impulsar la educación tecnológica como base de la industrialización del país. La idea, la visión, era replicar ese proyecto en el resto de las entidades federativas. Por eso, la idea original del proyecto era la de crear en Colima una escuela técnica; sin embargo, el proyecto se fue ajustando y modificando con base en las realidades económicas del momento. Y se fundó una universidad con el acuerdo y total apoyo del entonces gobernador de Colima, Pedro Torres Ortiz. Es así como nace la Universidad de Colima. Cabe destacar que el gobernador, tuvo el valioso apoyo del profesor Rubén Vizcarra, para elaborar el proyecto técnico. LA SUCESIÓN. En la carrera por la presidencia de la república cada día que pasa se consolida más la candidatura de Claudia Sheinbaum en Morena. La inconformidad de Marcelo Ebrard no se ha traducido en una rebelión interna abierta y cada día que pasa me parece que no se va a rebelar contra el presidente y el proyecto. Eso me parece, aunque en política no hay nada escrito y los acontecimientos se suceden con gran velocidad. Veremos qué hace Marcelo finalmente, y sus opciones se cierran cada día que pasa oscilante entre la ruptura o la disciplina y seguir dentro con alguna posición como, por ejemplo, ser senador de la república. CANDIDATOS. Además de Sheinbaum, en el horizonte se perfilan otros candidatos a la presidencia de la república. Xóchitl Gálvez del FAM, Frente Amplio por México; Samuel García por MC, Movimiento Ciudadano y el actor Eduardo Verastegui como candidato independiente y con el apoyo financiero decisivo de la ultraderecha. CONTEXTO. Lo apoya abiertamente el acaudalado empresario Ricardo Salinas Pliego dueño de Banco Azteca, Elektra y Banco Azteca y lo apoya nada más y nada menos que Donald Trump, quien aspira a regresar a la Casa Blanca, lo cual no es un dato menor. Recordemos que hace apenas un mes, en un mitin en Estados Unidos, Donald Trump, dijo que Eduardo Verastegui puede ser presidente de México. Como candidato independiente, tiene que juntar un millón de firmas. Pero con el apoyo de los poderosos grupos empresariales que lo respaldan yo creo que si puede alcanzar ese número de firmas y lograr ser abanderado de la ultraderecha. En lo que respecta a Samuel García, actual gobernador de Nuevo León, es apoyado, de forma discreta por la 4T y por Morena, pues piensan que Samuel, aunque no ganaría si le quitaría votos a Xóchitl y eso es oro molido.  En esa tesitura, Samuel tiene dos problemas. Por un lado tiene el rechazo de los grupos empresariales de Monterrey que lo apoyaron para ganar la gubernatura y que ahora no lo quieren por su cercanía con el presidente López Obrador; y por otra parte, en el Congreso de Nuevo León, la mayoría la tienen el PRI y el PAN, enemigos acérrimos del joven gobernador regiomontano y lo más seguro es que le nieguen el permiso o la licencia para separarse del cargo de gobernador y con eso le frustran  su proyecto de ser candidato presidencial con la venia del actual presidente de la república. SOCIEDAD CIVIL.  En lo que concierne a Xóchitl Gálvez yo creo que puede crecer y alcanzar a ser competitiva y ser una seria alternativa para un eventual choque de trenes. Morena está muy fuerte, tiene el peso inercial de la presidencia y las 23 gubernaturas, pero Xóchitl tiene la fuerza de la sociedad civil, más allá de los partidos que la postulan, y la contienda puede cerrarse entre dos grandes fuerzas con un resultado incierto. Es la incertidumbre propia de la democracia. Sin embargo, si hay otros candidatos presidenciales, eso beneficia a Morena. Entonces, es un juego de estrategia entre el proyecto de AMLO y sus opositores para definir el futuro de México en un sentido o en otro totalmente opuesto.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *