Lun. Jul 22nd, 2024

EDITORIAL: Narges Mohammadi

Por Redacción Oct9,2023 #Premio Nobel

La concesión del Premio Nobel de la Paz a la encarcelada periodista y activista por los derechos de la mujer, Narges Mohammadi, supone un duro revés para el régimen de Irán, que a últimas fechas acusó a Occidente de hipocresía por mostrar “una insincera preocupación por las iraníes”.

Narges Mohammadi, quien permanece encarcelada por su activismo a favor de los derechos humanos de las mujeres iraníes, fue galardonada por el Comité del Premio Nobel en medio de una nueva polémica en Irán: Armita Garavand, una joven de 16 años, se encuentra internada en el Hospital Militar Farj, en coma, tras ser víctima de un ataque de agentes de la obscura Policía de la Moral, quienes en el Metro de Teherán la increparon y golpearon por no llevar puesto el velo islámico.

Mohammadi, insistimos: encarcelada por exigir libertad de decisión para las iraníes, ha luchado para promover los derechos humanos y la libertad para todos sus conciudadanos, hombres y mujeres. Su activismo ha sido vinculado con las protestas desatadas el año pasado tras la muerte bajo custodia de la Policía de la Moral de la joven Mahsa Amini, quien fue detenida por no llevar bien puesto el velo islámico. Las manifestaciones en las calles fueron casi sofocadas por el régimen a un alto precio de más de 500 muertos y cientos de detenidos.

El activismo por años de Mohammadi le ha costado 13 detenciones y 5 condenas, para un total de 31 años de prisión y 154 latigazos. En estos momentos cumple una pena de 10 años por “la difusión de propaganda contra el Estado”.

Tal vez su mayor tragedia, además de las largas temporadas en confinamiento solitario a la que es sometida, es no estar viendo crecer a sus 2 hijos, que viven exiliados en París, Francia.

Con la concesión del Premio Nobel de la Paz a Narges Mohammadi, la sinrazón y opresión es inteligentemente cuestionada desde Oslo. Seguramente el régimen no le dejará viajar para ser homenajeada.

Autor

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *