• Mié. Abr 24th, 2024

COLUMNA: Escaparate Político

PorRedacción

Mar 23, 2024 #Opinión

Por Amador Contreras Torres

Segunda de 2 partes

Lo relevante. Sigue la polémica jurídica y legal en torno a las eventuales postulaciones de Margarita Moreno y Viridiana Valencia a la alcaldía de Colima, por MC y por Morena, respectivamente. Ambas con formidable fuerza electoral. Sin embargo, sus candidaturas están en riesgo por diversas razones. No deja de sorprender que hayan descuidado esos detalles legales y hay un costo político a pagar. Margarita Moreno acaba de pedir permiso temporal para definir la viabilidad de su eventual candidatura a la reelección. Veremos la respuesta legal al respecto de las instancias electorales. En el caso de Viridiana, es una fuerte carta electoral de Morena, pero debe resolverse el tema legal de su residencia en Colima. Si no es candidata, no se ve en el horizonte una pieza fuerte de recambio. Se habla de Dulce Huerta, como una eventual posibilidad. La cumbre. Hay una fuerte disputa en la cumbre entre 2 hombres muy poderosos. Por un lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador, y por otro lado el empresario Ricardo Salinas Pliego, el segundo o tercer hombre más rico de México. No deja de sorprender esta querella tan fuerte y enconada. Los que apenas ayer eran aliados políticos y con una gran amistad, ahora están muy peleados por un tema de dinero y de adeudos al SAT. Salinas se queja de extorsión por parte de las autoridades y argumenta que no debe tanto y ataca diciendo que falta transparencia en el ejercicio del gasto en las obras grandes del presidente y en los programas sociales. El presidente le reviró al magnate Salinas Pliego, diciendo que sí tiene pruebas que las presente.  Por otra parte, el ex canciller Marcelo Ebrard está llamado a posiciones importantes en el nuevo Gobierno Federal a partir del primero de octubre, sobre todo en el escenario de que pueda volver a ganar Donald Trump los comicios presidenciales en Estados Unidos e imponga una agenda antiinmigrante, antimexicana y de combate frontal a los grupos delictivos, con un marcado intervencionismo incluso a nivel militar, según lo ha expresado con su retórica beligerante. Se observa que el propio Marcelo Ebrard ya olfateó que se van a requerir sus servicios, en ese eventual escenario de triunfo de Trump y ya advirtió que habrá “turbulencias contra México” si gana Trump. En este sentido, si gana Sheinbaum se habla de que Ebrard sería Senador por unos cuantos meses y luego sería canciller o embajador de México en USA para lidiar con Trump o Biden según sea el caso o el resultado de la elección presidencial en USA. Todo está volátil. Nada está decidido ni a nivel interno ni externo. Es la incertidumbre democrática en la que todo está por suceder. El prólogo del porvenir luce incierto, con tormentas en el horizonte o “turbulencias” como bien lo dice Marcelo Ebrard que cada día se ve más cercano a Sheinbaum. Un escenario parecido al de Ebrard, pero con mayor futuro para el 2030 es el de Omar García Harfuch quien cayó parado luego de la aparente derrota de no ser postulado a la jefatura de gobierno de la CDMX pese a ir adelante en las encuestas. Ganó Clara Brugada la postulación, pero con un alto costo, que incluso se puede saldar en las urnas. Ese puede ser el alto costo de no haber postulado a Harfuch quien conectaba muy bien con las clases altas y medias y esos votos van a hacer falta a la hora decisiva. Decía, apenas unas líneas arriba, que el futuro de Harfuch es brillante, ya que se habla de que, en el gabinete presidencial de Sheinbaum sería secretario de Seguridad o secretario de Gobernación y con una carta muy fuerte para la sucesión presidencial del 2030. Desde ahora, se perfila para la Presidencia de la República con todo el apoyo de Claudia Sheinbaum y ya sin ningún impedimento de las tribus radicales de Morena que impidieron su postulación en la CDMX. Curiosamente, al ser de una dinastía poderosa en los tiempos del PRI, Harfuch puede llegar al poder presidencial, un sueño acariciado por su padre, Javier García Paniagua, en 1982 cuando estuvo a punto de ser postulado en lugar de Miguel de la Madrid, quien ganó la batalla final en la decisión que tomó el presidente saliente, José López Portillo. Otro prospecto presidencial fuerte para el 2030, es Luis Donaldo Colosio Riojas, el hijo de Colosio. El voto sentimental puede inclinar la balanza a la hora decisiva. Entonces, desde ahora, la sucesión presidencial del 2024 tiene eco en la eternidad. Sus impactos y reverberaciones van hasta el 2030 y más allá. Hay cartas marcadas desde ahora. Anote usted a Omar García Harfuch y a Luis Donaldo Colosio junior.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *