• Mié. Abr 17th, 2024

COLUMNA: Cine Comentario

PorRedacción

Mar 24, 2024

Dune, una experiencia cinematográfica de ciencia ficción

Por Amaury Fernández

En 1984 David Lynch realiza la primera versión de la película Dune, basada en una en la novela homónima de ciencia ficción del escritor y periodista Frank Herbert, Mundo de Dune. Publicada en la primera mitad de los años 60 en formato de comic por entrega (versión conocida en México como historieta), y como parte de una serie una de relatos publicados en revistas del género, dicho libro original ha sido de los más vendidos en el mundo, además de ser acreedor a los premios más importantes en su género, Nébula y El Hugo.

Luego del éxito rotundo en ventas, esta historia futurista alcanzaría un lugar de culto entre los fieles seguidores de lo que se convertiría posteriormente en una trilogía, pensada en su inicio como una tetralogía.

En 1971 fue la primera vez que este filme se intentó llevar a la pantalla grande, a cargo del productor Arthur Jacobs, quien había previamente trabajado en películas como El planeta de los simios, 1971, de Franklin J. Schaffner, y llegó a proponer dicha empresa al director David Lean, autor de Lawrence de Arabia, para comenzar a rodarla en 1974. Si bien el proyecto solamente quedó en simples ideas, fue entonces que el multifacético artista chileno Alejandro Jodorowsky, quien había sido influenciado por las vanguardias artísticas dadaístas y surrealistas, y estaba radidando entonces entre México y Francia, se interesaría por llevar a cabo dicha historia a la pantalla grande, apoyado por el productor y distribuidor francés Michel Seydoux, proyecto del que ambos conseguirían los derechos de la obra literaria, con el interés inicial de adaptarla al estilo del artista chileno.

Al finalizar el guion, Jodorowsky intenta reclutar a Moebius, unos de los creadores de comics más importantes de Europa, quien realizó un complejo e interesante storyboard o guion gráfico y ya de visita en Los Ángeles, Jodorowsky buscó a grandes especialistas en efectos especiales y diseñadores de la época, como Dan O´Banon y Christopher Foss.

Cartel del documental de la versión de Dune, por Jodorowsky

Como datos curiosos se tenía contemplado integrar en el elenco a John Lennon, Orson Welles, Gloria Swanson, Salvador Dalí y el trabajo del pintor suizo H.R. Giger, además que la banda sonora correría a cargo de la banda inglesa Pink Floyd, que había aceptado participar en el filme, luego de haber realizado el grandioso albúm de “Dark Side of the Moon”, de 1972, uno de los discos más vendidos en la historia de la música. A pesar de esto, Hollywood no quiso finalmente invertir en el proyecto y se cancela. Lo anterior se describe de manera más detallada para quien tenga mayor interés en el tema, en el interesante documental Jororwsky´s Dune, de 2013, dirigido por Frank Pavich, lo que sería entonces el precedente de influencias a sagas de ciencias ficción como Star Wars o los comics de Moebius.

Portada del disco “Dark side of the Moon”

Para 1978, el productor italiano Dino De Laurenttis adquiere los derechos de la obra, quien a su vez intenta integrar al proyecto al productor Rudolph Wurlitzer y al director Ridley Scott, autor del entonces exitoso Alien, el octavo pasajero, de 1978. Pero finalmente Laurentis invita a David Lynch a dirigir el filme, quien acepta bajo ciertas condiciones trabajar el guion, y que tendría como reparto a Kyle MacLachlan, Francesca Annis, Virginia Madsen, Sting, Sean Young, entre otros. Sin embargo, y a pesar de los más de 40 millones de presupuesto destinado, al final esta versión fracasa rotundamente, al recaudar apenas 10 millones menos en taquillas, debido a lo que Lynch arrepentido años después reconoce como su grave error el haber cedido el control creativo a la casa productora, Universal Pictures. Aunque con el auge de las videocaseteras en la primera mitad de los años 80, y la nueva oportunidad de ver películas en casa, se logra recuperar dicha inversión.

Por su parte a Jodorowsky no le gustó en absoluto el resultado final, sabiendo que no fue culpa de Lynch, sino de la propia casa productora de la película.

Cartel de la película de Lynch, de 1984

https://cinefiloincurable.com/

Pese a ello, Hollywood continuó con el interés de explotar la historia de Dune, en el canal syfy, y el séquito de fans elogió las series por su fidelidad a la obra literaria, sin embargo, “el presupuesto no estaba a la altura de la espectacularidad” (ZEPfilms, 24 de diciembre de 2020), esperada por los efectos de la época. Y en 2003 se estrenó Los hijos de Duna, además que vendrían otras versiones de la historia sin mucho éxito. Sin embargo, para 2008 la empresa Paramount Pictures adquiere los derechos, pero a pesar de otros intentos de conseguir nuevas adaptaciones, no se tuvo tanta suerte.

La nueva era de Dune

El gran impacto que había tenido esta historia distópica de Dune en la cultura popular, era innegable, y fue entonces que por fortuna es retomada en años recientes, ya que fue en 2016, cuando Legendary Pictures adquiere los derechos y se elige atinadamente al canadiense Denis Villeneuve para retomar dicho proyecto fílmico, quien ya era conocido mundialmente por películas como Arrival, de 2016 y Blade Runner 2049, de 2017.

Villeneuve se hará cargo entonces de Dune: Parte Uno, con un reparto de gran nivel con Rebecca Ferguson, Timothée Chalamet, Zendaya, Oscar Isaac, Florence Pugh, Javier Bardem, Charlotte Rampling, Christopher Walken, Autin Butler, entre otros.

Esta primera parte fue un rotundo éxito, a pesar de ser estrenada en plena pandemia, y contó con más de 430 millones de dólares de ingresos alrededor del mundo, al casi triplicar su inversión original que fue de 165 millones. y con comentarios positivos de sus seguidores de la historia. Si a esto sumamos los ingresos por streaming hasta la fecha, su ganancia fue realmente exponencial.

La película de poco más de dos horas de duración, tuvo elogios muy positivos por la crítica, tanto por su innovadora fotografía, como por su magnífica banda sonora a cargo de Hans Zimmer, incluida su fidelidad a la historia original de Frank Herbert.

Incluso el American Film Institute llegó a reconocerla como una de las 10 mejores películas del año, y recibió 10 nominaciones a los Óscars, y 6 premios obtenidos, entre ellos, mejores efectos visuales, mejor fotografía, montaje, diseño de producción, mejor sonido y por supuesto, mejor banda sonora.

Si bien el filme cuenta con una duración de poco más de dos horas, su forma narrativa y ritmo no tiene desperdicio alguno y es dinámico, a pesar de los grandes diálogos que se presentan en varias de las escenas, lo que puede ser un tanto tedioso para quienes no están muy acostumbrados a este estilo narrativo, pero ello se explica lógicamente debido a que representa la introducción a la propia historia. Sin embargo, Villeneuve cumple a cabalidad con el cometido y hace honor al legado de la historia.

Cartel oficial, Dune: Parte Uno

Fuente: tolkientalk.com.br/2021/10/31/tolkien-leu-duna/

Dune: parte dos. Una experiencia cinematográfica de ciencia ficción

Cuarenta años después de la película de David Lynch, se estrena en cartelera la tan esperada segunda parte de la saga, la cual puedo decir que hasta el momento que es la mejor de todas, incluidas la parte uno y la de Lynch de 1984, y representa desde mi perspectiva toda una experiencia cinematográfica, de la que pocas películas de ciencia ficción alcanzan en tiempos actuales. Por lo que recomiendo de ser posible verla en una sala de cine a manera tradicional.

Cartel de Dune Parte Dos

Al respecto esta segunda parte, nos muestra la continuación del libro homónimo, y que, si bien Villeneuve se había comprometido desde el inicio a realizar la adaptación cinematográfica de la novela en solo dos partes, debido a lo extenso y complejo de la historia, ya que solo se había garantizado la primera parte; realizar la segunda era asunto condicionado, siempre y cuando tuviera una buena recepción y no sucediera lo ocurrido con la versión de Lynch. Es así que afortunada y merecidamente Dune: Parte Dos, se estrena en las salas de cine con un rotundo éxito, y a diferencia de la primera versión que se había estrenado tanto en cines como en la plataforma HBO Max de manera simultánea, la compañía Warner Bros le apostó en esta ocasión a que la segunda versión iniciara su exhibición en salas y posteriormente apareciera en la plataforma de streaming, al contar con gran éxito de taquilla y ante la crítica especializada.

Esta segunda versión se estrenó el 6 de febrero en el Auditorio Nacional, de la Ciudad de México contó con algunos de los principales protagonistas para su promoción. Posteriormente se estrenó en Estados Unidos de América el 1ro de marzo de 2024, luego del retraso de su exhibición que originalmente había sido programada para finales del año 2023, pero debido a la huelga laboral que sostuvieron guionistas y profesionales de la actuación en Hollywood, finalmente Warner y Legendary Entertainment dieron luz verde para su exhibición a nivel mundial a inicios del 2024.

Si bien al publicarse esta nota en El Comentario y el suplemento cultural El Comentario Semanal, sobre la segunda parte de la saga, y llevar solo medio mes de exhibición, ya ha recaudado hasta el momento cerca de los 400 millones de dólares, casi duplicando su inversión original de 190 millones de dólares, lo que marca tanto un éxito rotundo en taquilla y ante la crítica, así como lo más importante desde mi opinión, la gran aceptación para los fans acérrimos de la saga, aun sin ser todavía exhibida por medio de streaming.

Ante este gran éxito es ahora posible localizar en la red algún promocional, tráiler o cartel de lo que será la esperada tercera y última parte de la trilogía, que espero sea igual o mejor que la segunda parte.

Cartel de Dune III

¿De qué trata Dune?

En síntesis, Dune es una historia de ciencia ficción, que entra en la categoría de línea épica y del género de ciencia ficción. Cuenta con una historia que transcurre a más de diez mil años en el futuro, en un gran imperio galáctico de estructura feudal, y que se estructura y divide por señoríos planetarios liderados por familias nobles. La historia se centra en el joven Paul Atreides, educado en dicha casa, quien liderará una rebelión desarrollada en Arrakis, un planeta desértico de grandes peligros, en el que grandes tolvaneras y tormentas de arena son asunto de cada día, además de la peligrosa y amenazante presencia de gigantes gusanos de arena que usualmente aterrorizan a los nativos, los Fremen, quienes consideran que algún día un mesías guiará a todas las tribus del planeta a la luz y la gloria, se reclamará Arrakis como tierra propia logrando así contar con abundante y preciada agua, y un futuro prometedor.

Por su parte, Arrakis cuenta con un gran recurso, la denominada especia o melange, sustancia adictiva que prolonga la esperanza de vida y ayuda a manera de las antiguas culturas mesoamericanas, a expandir la conciencia y otorgar capacidades mágicas y premonitorias, así como desplegar el tiempo, al ser parte de su cultura ancestral. Sin embargo, quien controla esta sustancia, controla la galaxia y el universo, debido a que representa un bien escaso, similar a lo que ocurre con el agua, que es un bien sumamente preciado, por su escases y extracción indiscriminada.

Como bien reconoce el sitio especializado en cine, ZEPFilms “más que una aventura espacial (se) podían apreciar los elementos políticos, religiosos y filosóficos, más una importante preocupación por la ecología” (ZEPfilms, 24 de diciembre de 2020).

En fin, más que pretender hacer un spoiler, me interesa recomendar ampliamente esta saga, y anotar cuatro ideas esenciales a las que atribuyo el que esta última etapa de Dune tenga una gran calidad y éxito: 1) Ahora se cuenta con tecnologías avanzadas en efectos especiales, cuestión que en décadas anteriores limitaba la creación; 2) La atinada elección del cineasta Denis Villeneuve fue lo mejor que le pudo ocurrir al proyecto cinematográfico, al ser uno de los mejores directores contemporáneos de ciencia ficción; 3) La fidelidad a la historia a la novela Dune, que ha sido muy bien aceptada tanto por la crítica como por los fans; 4) El que Warner haya invertido y haber logrado convertir a Dune, en una verdadera experiencia cinematográfica de ciencia ficción.


[1] Profesor Investigador de la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *