• Mar. Abr 16th, 2024

EDITORIAL: Cursos de verano

PorRedacción

Ago 4, 2023 #Editorial

En el verano, periodo vacacional por excelencia para niños y niñas de los niveles básicos de educación, siempre se presentan 2 situaciones extremas: menores con días y días sin ningún tipo de obligación escolar, y menores con mucha tarea, con libretas llenas de trabajos pendientes a cumplir durante esos días que deberían ser de descanso. Muchos pedagogos recomiendan dejar descansar completamente a las y los estudiantes, muchos otros piden no desconectarse del todo, mantener cierto contacto con las labores académicas, pues es importante refrescar la memoria y conocimientos de las y los alumnos.

No es un asunto menor, en el proceso educativo, el aspecto de las tareas escolares. Críticos de modelos que deben ser superados, explican que el aprendizaje no se puede completar saturando a las y los pequeños de excesivas obligaciones escolares a cumplir al salir de clases. Deben, afirman, dejar que las y los niños sean eso precisamente: niños y niñas que deben tener tiempo para el juego y la imaginación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de la cual México forma parte, mantiene una media entre los países miembros de dedicar 4.5 horas a la semana a tareas escolares fuera de la escuela. La lógica para ello es que los estudiantes no deben experimentar una carga de estrés y angustia; el exceso no implica un mayor rendimiento en las aulas. Y es que el verano es para descansar, dicen los clásicos.

Por lo anterior, en las últimas décadas han proliferado las ofertas de cursos de verano para niños y niñas que tienen vacaciones. Esos cursos se han convertido en muy buenas alternativas para las familias, porque combinan actividades recreativas, deportivas, culturales, de ocio y hasta académicas.

Según sea el caso, las y los participantes reciben una atención profesional que los mantiene ocupados, en el buen y mayor sentido de la expresión. Los cursos de verano son una extensión relajada de la escuela, pero a la vez muy divertida, tal y como deben ser las vacaciones.

Es por ello que, de entre todas las ofertas de cursos de verano, la de la Universidad de Colima, nuestro Loromanía, siempre resalta y convence. Gracias a quienes participan, a las y los organizadores, pero sobre todo, gracias a las familias por su confianza.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *