• Mié. May 29th, 2024

EDITORIAL: Orgullo LGBTI

PorRedacción

Jul 3, 2023

En el Día Internacional del Orgullo LGBTI se mantienen varios datos y cifras que lesionan gravemente la conciencia humana, la lucha por las libertades y el ansia real porque la igualdad se instale ahora y para siempre en cualquier sociedad.

Y es que pese al avance en el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI a nivel mundial, un tercio de las naciones mantienen activas leyes que criminalizan a los homosexuales y personas de la diversidad sexual. Esas normativas permiten que, desde cualquier ámbito social, político, económico o cultural, sean perseguidos, discriminados, encarcelados y hasta asesinados. En África, por ejemplo, apunta el periódico El País, “la homosexualidad está prohibida en 32 de los 54 países del continente”.

En Europa, además, en las últimas décadas se presentan advertencias de retrocesos en el reconocimiento de derechos y libertades con el ascenso al poder de políticas extremas. En el resto del Mundo, el integrismo religioso también mantiene en la mira a la diversidad sexual. La amenaza más grave es contra el matrimonio igualitario, la punta de lanza en la conquista y avance de los derechos LGBTI: a nivel mundial está reconocido solo en 35 países, de los cuales 20 son europeos.

En México, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en los 32 estados de la República Mexicana. Hasta octubre de 2022, nuestro país era el único de América del Norte sin reconocer el matrimonio entre homosexuales. En Colima, nuestro estado, el matrimonio igualitario fue aprobado por el Congreso con 24 votos a favor y cero en contra el 25 de mayo de 2016. Ese derecho permite la adopción en pleno ejercicio de los derechos de las y los contrayentes. Es necesario subrayar que todo intento de sustituir al matrimonio igualitario es, simple y sencillamente discriminación. En eso, la sociedad comienza a ponerse de acuerdo

Ahora, debemos apuntar que los avances en los derechos de la diversidad sexual no han frenado que, de cuando en cuando, aquí o en otras latitudes se presenten agresiones en contra de la comunidad LGBTI. Por su naturaleza, eso es una involución que no se opaca con el izamiento de la bandera del arcoíris, verdadero símbolo de lucha, unión y reconocimiento.

Por ello, en pleno 2023 es necesario reivindicar y fomentar acciones para seguir avanzando en el reconocimiento de la voluntad y derechos LGBTI. La voluntad en ese empeño es la fuerza para lograrlo, porque bien dice El País, “reconocer la libertad de un colectivo no merma la libertad de los demás”.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *